Paseo al Cielo 5

DSC05179

  • Alguien se pondrá muy feliz de verte por aquí, me dijo ella sin quitar su mirada de la fuente, dibujando en su rostro una sonrisa de complicidad.

Quede un poco desorientado cuando la escuché, sin embargo solo me limite a sonreír, quizás también por el hecho que no supe que responder, así que solo pretendí haber comprendido lo que me había dicho.

  • Me llamo Juan, le dije
  • Me llamo Julia, me contesto ella
  • Es muy bonito y tranquilo este parque, dije recorriendo con la mirada todo el parque.
  • Sí, es justo como siempre me lo había imaginado que seria, me hace muy feliz poder venir aquí y contemplar la tranquilidad, me dijo con un aire de satisfacción.

Los pajaritos continuaban cantando alegres y justo en ese momento una suave brisa fresca, movía las hojas de los árboles, las mariposas con aleteaban en armonía con la corriente de aire en un majestuoso revolotear se iban elevando a lo alto de los árboles, un pequeño titirijí que cantaba, zambullía su cabeza en el agua de la fuente, la sacaba y se sacudía, después se quedaba quieto y en silencio, escuchaba el sonido del viento como atendiendo las ordenes en el secreto idioma de la naturaleza, balanceaba ligeramente su cabeza como para que el mensaje llegara directo a sus oídos, la brisa se hacía más suave y era ya muy tenue su presencia, entonces en ese momento empezaba el canto de aquel pajarito, cuando en un instante desplego sus alas y se lanzó en un vuelo rampante como un rayo, las mariposas por su parte parecían haber acudido todas a algún tipo de encuentro, ya ahora el viento era muy suave inundando todo el parque con el dulce aroma de las flores frescas.

  • Seguramente debes continuar tu camino, pero recuerda antes de irte tendrás que verlo nuevamente, me dijo ella girando su cabeza y su mirada hacia mí.
  • Muchas gracias respondí, un poco tímido.
  • También debes estar hambriento, cuando salgas del parque seguro encontraras algo para comer, me dijo sonriendo.
  • Muchas gracias, conteste, pero esta vez mis mejillas se sonrojaban un poco, la verdad no se equivocaba en eso.

Me levante despacio de la banca apoyando mis dos manos sobre mis piernas mientras de levantaba, cuando estuve de pie hice una pausa para contemplar una vez más la belleza de la fuente, gire nuevamente hacia la salida que se hallaba justo detrás de nuestra banca.

  • Hasta pronto Juan… dijo Julia justo en el momento en que iniciaba mi recorrido.

Detuve mi andar manteniendo mí vista hacia adelante y sin girar a mirarla respondí su despedida,

  • Bye, Julia.
  • Cuando regreses por favor di a mis padres y a mis hermanas que siempre están presentes en mi corazón.
  • Créeme que lo hare, respondí y empecé nuevamente mi andar hacia la salida del parque.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s