Cautivo

dorso

Extasiado en su presencia, le hablo? o, solo la observo? Me pregunto mientras mis sentidos con sutileza siguen sus movimientos, ahogado en las palabras que se acumulan en mi garganta, ligereza de mi cuerpo y pesadez en mi respirar, las pupilas dilatan, palpita mi corazón contento, se despide, un abrazo inesperado me sobrecoge, la palma de su mano reposa en mi espalda, mi mano derecha baja en primitivo instinto y reposa en su cintura, se desliza la tela sobre su piel, suave como el terciopelo, suave como la seda, suave como la brisa del amanecer, curva perfecta esculpida sobre la roca, revolotea mi mente, mis ideas se desencadenan deseando descifrar la ecuación del borde de su cuerpo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s