Las diez cosas que necesita un escritor según Guillermo Salazar

Réquiem Nocturna

Tengo que dejar en claro una cuestión antes de decir lo que haya que decir: Soy sólo una mota de polvo en la inmensa montaña de lo que es ser un escritor real, un grano de arena en las playas de la literatura. Por lo que muy posiblemente no este en la mejor posición para discutir del tema, pero es mi opinión lo que les dejo y son las normas en las que yo he tratado de guiarme, a veces con éxito y muchas sin el, en mi intento de ser un hombre de letras.

Ya con eso aclarado vayamos al grano.

En primer lugar pienso que hay que dejar en claro la diferencia que hay, y la hay, entre el autor y el escritor… algunos se preguntaran: ¿Qué le pasa a éste loco?, ¿no qué son la misma cosa?

No, no lo son.

El autor es cualquier persona que…

Ver la entrada original 1.169 palabras más

Anuncios

La Calumnia de Apeles.

La Calumnia de Apeles o solo La Calumnia es una obra pictorica del maestro renacentista Sandro Boticelli en el año 1495, pintura al temple sobre madera que mide 62cm de alto por 91cm de ancho.

Boticelli (1445 – 1510) artista que evolucionó a un estilo naturalista sus obras conjugan la perfección y la destreza con un amable y grato colorido.

A la izquierda del cuadro aparece el rey, quizás el rey Midas, quien será el encargado se dictar la sentencia, rodeado por dos figuras femeninas con los rostros distorsionados que le susurran maldades en sus enormes orejas de burro estas son la sospecha y la ignorancia.

En el grupo central se encuentra un figura masculina representando el rencor, que lleva de la mano a una imbecil joven que representa la calumnia, ajena a todo el ajetreo de su alrededor y en la mano porta una antorcha que hace referencia a como la mentira se extiende con la misma facilidad que el humo. 

Adornando sus cabellos con una cinta blanca aparecen la envidia y el fraude. La calumnia arrastra al condenado que aparece desnudo ya que su inocencia se traduce en el hecho de que no tiene nada que ocultar.

En la derecha, una figura femenina y desnuda, señalando al cielo indica que es alli donde realmente se hará justicia, esa es la verdad, emanando de ella una luz brillante que se extiende por toda el lugar, y a su lado aparece una anciana vestida de negro que se gira para mirar a la verdad, que es la penitencia.